S.A.E.M.

En Andalucía han encontrado el remedio ideal para acabar con el paro: acabar con los parados. Una medida drástica, sí, pero seguro que nadie pone el grito en el cielo. Basta con añadirle una “M” (de Muerte) al SAE. Del SAE al SAEM. Si se limpia la sangre que cae al suelo, nadie se dará cuenta.