La Huella

La Huella, escrita por el autor teatral y guionista cinematográfico inglés, Anthony Shaffer, es una parodia y un homenaje de las ficciones policíacas. En esta adaptación para teatro la dirección cae en manos de Fernando Salvador Arcauce y con las actuaciones de Paco Ortega y Roberto Millan.

Paco ortega, en el papel de Andrew Wyke, y Roberto Millan, como Milo Tindle, se adentrarán en una puesta en escena naturalista en la que los actores muestren de un modo convincente sus dos lados: lo que ocultan y lo que expresan. Y, al mismo tiempo, sus puntos débiles, lo que ellos mismos saben que poseen, pero intentan ocultar. Una partida de poker en donde cada uno juega sus cartas lo mejor que puede y sabe, e intenta ocultar sus carencias y su fortaleza utilizando trucos de comportamiento que el espectador debe al menos intuir debajo de las simulaciones y los ocultamientos. 

El espectáculo nos plantea una lucha de inteligencias alteradas motivada por los intereses, los miedos y los rencores ocultos, entre otros, que existe entre los dos personajes

Aunque el texto original habla de un lugar preciso, la vivienda de uno de los personajes, en esta ocasión el escenario será un espacio mental, una especie de ring en el que ambos personajes pueden encontrar rincones de seguridad, pero en el que la intemperie (concretada en un espacio aséptico y contemporáneo), se erija como una especie de tierra de nadie.


Abrir chat